POLÍTICA-MIENTE INCORRECTO

Blog del poeta Alejandro Céspedes con reflexiones, artículos, opiniones, etc. sobre actualidad, literatura o política, desde un punto de vista muy poco epicéntrico.

A veces me veo a mí mismo nadando en medio del mar hacia una isla que ese otro que también soy yo ni ve ni sabe que existe.

Todos los textos de este blog están protegidos bajo licencia.
“Amo más que nunca la poesía como creación extrema del hombre, me siento como siempre un aprendiz, sé que he escrito algo relativamente diferente, no me interesan el éxito literario ni la fortuna ni tampoco la farándula "socio-literaria", busco lo abierto”.
Extracto de una carta de Roberto Juarroz a W.S. Merwin, traductor de su obra al inglés, que yo podría firmar perfectamente. Incluida como epílogo a Décimocuarta Poesía Vertical. Fragmentos Verticales, Emecé, Buenos Aires, 1997.
¿Qué es eso que LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR 
y no es un anuncio de Mister Proper?



Hace tiempo que se insiste en ligar los salarios de los trabajadores a su productividad así como a su constante devaluación para poder ser competitivos.

¿Qué pasaría si se ligasen los salarios de los políticos españoles a su productividad?

Vamos con el primer punto.
Para ser competitivos ¿quienes? ¿Contra qué compiten unos trabajadores y sus familias cada vez más pobres? ¿Para que sean competitivas las mismas empresas que les liliputean el salario? ¿Para que el país sea competitivo? ¿Pero qué es un país sino la suma imposible de sus ricos y sus pobres, sus tontos y sus listos, sus ladrones y sus víctimas?

El “conjunto de la sociedad española” (como les gusta decir a esos imbéciles que ocuparán el segundo punto de este comentario y que ignoran que el término sociedad es ya un conjunto) es un conjunto formado por millones de conjuntos disjuntos. Se olvida que un país, una sociedad y un salario medio son figuras estadísticas incapaces de tener molde real. Son dibujos hechos sobre un papel por alguien ciego y, fenomenológicamente, tienen la misma consistencia que el misterio de la santísima trinidad.

Salario “medio” anual de los trabajadores: 23.000 €
Salario “medio” anual de directivos y gerentes: 55.000 €
(fuente: diario Expansión. Estos datos son del año 2010). Si ustedes tienen ganas de una depresión o de un cabreo hagan cuentas de hoy.

Ahora que ya sabemos que no hay nada más democrático que unas estadísticas (a todos nos iguala, y si no acuérdense del chiste de los dos pollos) y antes de pasar al segundo punto, permítaseme una “pequeñita” precisión para situar el título de este artículo.

A través de la tan cacareada Declaración de Bienes de nuestro políticos nos hemos enterado de algunas cosas (Ley de Transparencia hecha por los mismos raposos con el tiempo suficiente para poner a nombre de otro familiar o testaferro los bienes no convenientes, todo supuestamente, of course, sin ir más lejos “La declaración de bienes de Cospedal, bajo sospecha: ‘desaparecen’ de sus cuentas bancarias 438.000 euros” (fuente: Periódico El Plural de 31/01/12) ¡vaya por dios! justo un poquito antes de hacer “su declaración”, cosas que pasan. Ella misma saldría a decir después del escándalo que se trataba de “un olvido que voy a subsanar”. ¡Qué no habría de tener yo para que se me olvidase donde he puesto medio millón de euros!).

A lo que iba, que “gracias” a esa Ley de Transparencia “los opacos” nos han dicho lo siguiente:

1.- Que Mariano Rajoy tiene 1.261.230 euros: 425.555 euros en bienes inmuebles -cinco pisos sin ninguna hipoteca pendiente- y 835.634 en otros bienes que no aparecen detallados. Ya sé que la suma no cuadra pero pregúntenle al periodista del diario Expansión. Yo no he podido sacar nada en claro de la Transparente declaración de bienes que publica el BOE). La pobre criatura declara no tener vehículo privado. Cuándo lo iba a utilizar si se ha pasado toda su vida dentro de un coche oficial (y de un despacho oficial).

2.- Que José Bono tiene un patrimonio de más de 2.000.000 €, no me he molestado en averiguar -hay cosas que por la mañana me dan náusea y como ya no tengo edad para embarazos deduzco que ha de ser por otras causa- si dentro de esos dos millones están incluidas todas sus propiedades inmobiliarias (la hípica, los chalets, las fincas y demás casas, así como sus tres planes de pensiones).

3.- Que el ministro de Agricultura y Alimentación, Miguel Arias Cañete -muy bien alimentado, por cierto- tiene 1.731.949 euros, casi todo en bienes inmuebles (poco más de millón de euros). ¡Lo que haría yo con “ese poco más” que no tiene enladrillado!

Y para no ser cansino el resto del tirón: entre los ministros con un patrimonio superior al millón de euros se encuentra Luis de Guindos (Economía) 1.132.970 €; José Manuel Soria (Industria) 1.238.297 €; Pedro Morenés (Defensa) 1.072.119 €. Ninguno de los tres ha declarado créditos ni deudas pendientes. Fátima Báñez (Trabajo) 1.016.731 €; José Manuel García Margallo (Exteriores) 948.504 €; José Ignacio Wert (Educación) 851.522 €; Cristóbal Montoro (Hacienda) 735.015 € y en la oposición después de toda una vida de sacrificio en la política Alfredo P. Rubalcaba: 1.000.000 € en el banco, una vivienda y una plaza de garaje. Sin hipotecas.

Por último dos casos curiosos:

1.- La ínclita doña María Dolores de Cospedal (la “bien pagá” de la mantilla vaticana) con la que hay poco que hacer porque con su destreza con la magia borragia te hace aparecer o desaparecer chalets de 2.500.000 € o 500.000 € de su cuenta en un plisplas, percibe un salario anual bruto de 223.000 € por tres sueldos y alguna indemnización. Es radiactivo sumergirse en su declaración de bienes en el BOE. Todos con dinero público, eso sí, porque lo que le paga el PP también sale de los impuestos.

Qué paradójico el término “indemnización” que se aplican los políticos al dejar su puesto. ¿No tendríamos que recibirla los ciudadanos?

2.- Cristina Almeida ¿quién recuerda aquel lejanísimo PDNI? que para justificar el cobro de una pensión mensual de 2.589,51 € explicó: “No siento ninguna vergüenza en decir que recibo una compensación de 2.500 euros mensuales después de haber sido abogada durante 45 años y haber estado 17 en política (…) En todo ese tiempo nadie ha cotizado por mí a la Seguridad Social y por eso el Congreso ha tenido que asumir esa responsabilidad".

Y me pregunto ¿por qué no cotizó? La ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados establece que todos los profesionales que ejercen por cuenta propia deben de tener obligatoriamente una cobertura de previsión social, pero deja a criterio individual hacerlo a través del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) o, en su caso, a través de la Mutualidad General de la Abogacía.

A simple vista parece que el patrimonio privado de los políticos que acceden a cualquier forma de gobierno está extraordinariamente bien gestionado. Así que una de dos: o se les presupone una intención perversa en la mala gestión de lo público, es decir de lo nuestro, o "lo nuestro" -lo público, es decir, otra entelequia aunque menos estadística que la mencionada al principiar el texto- únicamente es el pienso con el que se alimenta “lo privado”. Es lo que tiene haber puesto a la zorra a cuidar el gallinero y de los sacos del pienso de las gallinas. Este tipo de raposos, lo mismo que las ratas, son omnívoros.

Lo de los políticos es trigo aparte. Lo de la transparencia hace imposible saber con claridad lo que perciben entre sueldos, complementos de vivienda, comida, desplazamientos, comisiones… (de las mesas del congreso y del senado, de cada consejería de cada parlamento autónomo y de cada concejalía de los ayuntamientos, no seas mal pensado, hypocrite lecteur, mon semblable, mon frère). Con lo que se deduce que a ellos el trabajo no les cuesta nada, ES TODO INCLUIDO y free total. Eso sí que limpia, fija y -sobre todo- da muchísimo esplendor.

Cualquier trabajador, por el hecho de serlo y además así se entiende, tiene que pagar su comida, su transporte al centro de trabajo y ¡cómo no! su casa y la letra de su coche. Pero en términos estadísticos el salario de estos políticos se mueve entre los más de 200.000 € anuales de algunos alcaldes (siempre gastos aparte) hasta los 100.000 € que sería la media de los más modestos congresistas y senadores de cualquier pelaje. La zorra cambia el pelo pero no las mañas.
El salario medio de sus amigos "digitales", es decir, los que se nombran a dedo para pagar favores y aumentar los ingresos del partido (el común de los mortales desconoce que de los sueldos que conceden los partidos a los suyos una parte vuelve otra vez al partido) puede ir desde los 300.000 € de algunas directorías de organismos inventados a los 150.000 € de algunos organismos ¿reales?

Un ejemplo de los organismos inventados es José Manuel Castelao Bragaña -el de las mujeres, las leyes y las violaciones- ex senador del PP, aunque podría ser perfectamente de Intereconomía, y presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior ¡Pero alguien puede decirme para qué coño sirve esto! Por cierto, no he conseguido averiguar cuál era su salario. En este caso tal vez habría que recuperar el sentido etimológico del termino: haberle pagado en sal, seguramente habría quedado enterrado debajo de su sueldo).

Un ejemplo de los organismos ¿reales?, esta vez no hablaré de la corona, es el del presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Hoy presidenta, Elvira Rodríguez, Mi imparcialidad está garantizada”(sic.), otra de las ninfas de Intereconomía, la misma que a pesar de vivir y tener cinco casas en Madrid cobra 1.823 € mensuales en concepto de dietas por desplazamiento y manutención.

No hay que olvidar que a todos estos sueldos, reales o inventados, siempre hay que sumarle sus comidas -las de ellos e incluso sus celebraciones familiares de alto standing- su coche oficial y chófer, sus ipones y sus ipades y sus MacBook Pro, sus innumerables viajes en business y, en algunos casos que conozco, hasta las putas o las llamadas a teléfonos eróticos).

¿Cómo no van a estar bien pagados los políticos? Tienen unas capacidades tan sobrenaturales que ¡sirven para todo! Lo mismo te llevan una funeraria que una embajada, un Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior o un mercado de abastos como Mercamadrid.

Dentro de este curioso catálogo de salarios hay algunos que llegan incluso (al) más allá: el los trece directivos de la funeraria del Ayuntamiento de Madrid que cobra 130.000 euros cada uno. Según las cuentas del INE de 2010 cada uno de ellos tiene 5,49 muertos diarios de trabajo. La muerte -ya se sabe- no tiene precio pero si se ligase el salario de los políticos a su productividad ¿qué harían estos trece directivos de la empresa funeraria para aumentarla?

Claro que me olvidaba de Cristina Cifuentes, la Delegada del Gobierno en Madrid que a poquito que se esmere podría conseguir un plus a estos señores. Lo tiene fácil, sólo tiene que sacar sus máquinas a la calle con ese !vamoooos! con que se azuza a los perros. Eso sí que limpia, fija y da esplendor. A las calles.


(Foto: Pepe Pelayo, obtenida de su blog “Pelayaserías”, sin su consentimiento. No sé si me lo habría dado...)

EL DESVÁN EL DESVÁN EL DESVÁN EL DESVÁN EL DESVÁNEL DESVÁN EL DESVÁN EL DESVÁN EL

Flores en la cuneta en EL CULTURAL-El Mundo (08-01-10); Francisco Díaz de Castro

Reseña en El Norte de Castilla, por Carlos Aganzo

ÁLBUM FOTOGRÁFICO, pinchar para acceder


________________________________________

http://albumfotograficocespedes.blogspot.com/

_________________________________________

ENTREVISTAS

ENTREVISTAS
Diario de Las Palmas

Revista Ambito Cultural -El Corte Inglés- por Marta Agudo